Cerrar el buscador

El lago rosa: cómo llegar, qué ver y qué hacer

Actualizada el 21 May 2018

El Lago Rosa, localmente conocido como Lago Retba, es famoso no solo por su color según el efecto de los rayos del sol sobre él, si no por ser la etapa final del clásico rally París – Dakar que todo amante del deporte del motor conoce y que ahora circula por tierras sudamericanas.

Aunque en algunas épocas del año (como es el caso) y según a qué hora vayas en el lago apenas pueda distinguirse el color rosado que le da la fama y el nombre, es una visita muy recomendable en tu viaje por Senegal. A pesar de echar de menos esas estampas rosadas que fácilmente se pueden encontrar en numerosas fotografías por internet, el recorrido alrededor del lago merece la pena y mucho.

Lago rosa de Senegal, cómo llegar, qué ver y qué hacer

Cómo llegar al Lago Rosa

Desde Dakar hay aproximadamente una hora de distancia en coche hasta el lago rosa, por lo que no resulta especialmente fácil llegar. La mejor opción es ir en taxi, de manera que tendrás que regatear hasta conseguir un precio adecuado por ir y volver (importante lo segundo). Tras regatear con varios taxistas finalmente acordamos 20.000 CFA por ir hasta el lago, esperar el tiempo preciso y traernos de vuelta a Dakar.

Qué ver y qué hacer en el Lago Rosa

En primer lugar y tras mojarnos los pies, valorar si bañarnos o no y ver los puestos de souvenirs, decidimos ir en busca de un quad. Los precios para este tipo de actividad suelen ser muy elevados. En nuestro caso, conseguimos alquilar uno por 22.000 CFA y de este modo descubrir los alrededores del lago a la aventura.

Al acercarnos a la orilla, pudimos observar una infinidad de montículos de sal acumulados y ver el trabajo que llevan a cabo en el lago. Al tratarse de un mar salado, sus gentes se dedican a extraerlo para más tarde venderlo y exportarlo.

Sal en el lago rosa de Senegal, cómo llegar, qué ver y qué hacer

Sal en el lago rosa de Senegal, cómo llegar, qué ver y qué hacer

Se trata de un recorrido muy variado. Tras conocer a varios locales (realmente encantadores) que nos mostraron su trabajo y nos regalaron algo de sal, seguimos nuestro camino con el quad hasta algunos poblados cercanos. Allí conocimos a algunos niños y familias y aprovechamos para hacer una pequeña compra de souvenirs en la cooperativa del pueblo.

Llegó la hora de aprovechar de verdad el quad… así que nos fuimos hacia las dunas e hicimos un recorrido algo loco y dimos unos cuantos saltos hasta de pronto toparnos de frente con el océano Atlántico.

Lago rosa de Senegal, cómo llegar, qué ver y qué hacer

Lago, dunas, sal, campos de cultivo, mar… una mezcla de contrastes que no te dejará indiferente en tu visita.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ¿Qué te ha parecido este artículo?

Carmen Mantecón

¡Hola! Soy Carmen, la chica que está detrás de esta página. ¡Mil gracias por leerme! Si te ha gustado no dudes en dejarme un comentario por aquí abajo... ¡Estaré encantada de saber de ti! Este blog nace de mi pasión por los viajes, y es que hace ya tiempo que descubrí mi propia fórmula de la felicidad: ¡viajar! Desde entonces, lo hago siempre que puedo, y aquí encontraréis algunos consejos y experiencias sobre mis aventuras. ¡Bienvenidxs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *