Cerrar el buscador

Marrakech, por fin nos conocemos

Actualizada el 11 May 2018

No sé ni el tiempo que llevaba soñando con este viaje, y en especial con conocer por fin Marrakech. Aquella primera vez en Marruecos, exploré Fez en pleno febrero, entre semana y lejos de la masificación turística y decir que me encantó se queda corto.

Desde entonces la idea de recorrerme el país mochila a la espalda ha rondado por mi cabeza en infinidad de ocasiones, y la opción de una escapada de fin de semana desde España a Marrakech ha estado a punto de darse en diferentes momentos. Por una cosa o por otra surgieron otros viajes y aventuras y aquí estoy, por fin, en plena ruta y descubriendo Marrakech, la ciudad roja.

Esta vez fui precavida y a sabiendas del caos que se avecinaba, la incertidumbre del transporte y el turismo incesante, reservé un Riad en la Medina la misma mañana que decidí salir hacia allá. De ese modo, a mi llegada ya tenía un objetivo, una dirección exacta y un lugar en el que dejar las cosas y así poder ponerme manos a la obra en explorar y explotar todo lo que esta maravillosa ciudad tiene que ofrecer.

Mi estancia iba a ser corta, de manera que según mis gustos personales, estas han sido mis preferencias e imprescindibles a la hora de descubrir Marrakech:

1. Plaza Jamaa el Fna

Esta plaza es el epicentro de la ciudad, su centro neurálgico. Aquí podrás encontrar durante el día desde monos y encantadores de serpientes hasta bailes típicos e interminables filas de puestos de zumo de naranja. Durante la noche se convierte en un espectáculo, al caer el sol la vida de esta plaza se vuelve frenética. Se llena de bailes, juegos y puestos donde probar su exquisita comida callejera. La plaza en sí es toda una experiencia. Todo comienza y termina aquí.

No te pierdas el movimiento de esta plaza desde las alturas. Vete a uno de los restaurantes que la rodean y disfruta de las vistas mientras te tomas algo o comes un helado.

2. Mezquita de Koutoubia

Aunque no nos está permitido su acceso, esta mezquita estará muy presente durante tu estancia en Marrakech debido a su famoso minarete verde, visible desde diferentes puntos de la ciudad. Se trata de un icono muy utilizado para orientarte en la ciudad, y protagonista de la gran mayoría de las fotos de la Plaza Jamaa el Fna, ya que siempre se distingue su color a lo lejos.

3. Disfruta el Zoco

Prepárate para perderte, dar vueltas, comprar, regatear hasta el infinito… Por un lateral de la plaza Jamaa el Fna te adentrarás en un laberinto sin fin de calles repletas de tiendas y puestos de comida. Allí podrás encontrar juegos de té, especias, ropa… y verás cómo los artesanos se agrupan en zocos según su trabajo. No te pierdas el de las especias.

4. Descubre la plaza de las especias

Callejeando por el zoco encontrarás esta plaza llena de color. Las alfombras cuelgan de sus azoteas, los puestos se amontonan y a su alrededor puedes tomarte un descanso en uno de sus famosísimos cafés. El Nomad o el Café des epices, rincones de carácter más occidental donde recuperarte del calor en sus terrazas (¡con vapor de agua!) y donde comer y beber algo con unas maravillosas vistas de la plaza.

5. Madraza Ali Ben Youssef

Recomiendo especialmente la visita a esta madraza, antiguamente la mayor escuela coránica del norte de África, ya que se trata de uno de los pocos edificios religiosos de Marruecos abierto a los no musulmanes. Es el mejor ejemplo de arquitectura arabigoandaluza de Marrakech y se encuentra cerca del Museo de Marrakech y de la Maison de la Photographie, otros lugares destacables a visitar durante tu visita a Marrakech.

6. Curtidores

Si ya has visitado Fez, no esperes unos curtidores como los suyos, no son comparables. Pero visitar las curtidurías de Marrakech se trata de una visita recomendada si quieres conocer como trabajan la piel, una actividad tremendamente arraigada a su cultura. Se encuentran cerca de Bab Debbagh, junto al río, enseguida notarás su fuerte hedor… del que tratarás de librarte con unas hojas de menta. Descubre cómo trabajan y cual es su proceso artesanal, no te dejará indiferente.

7. Jardín Majorelle

La belleza y elegancia de este jardín ideado por el artista francés Jacques Majorelle y recuperado por el modisto Yves Saint Laurent te atrapará. Está ubicado en la llamada La Ville Nouvelle y es un rincón lleno de paz. Te encontrarás rodeado de naturaleza, con el canto de los pájaros como banda sonora… Un lugar de ensueño.

8. Tumbas Saadíes

Si te acercas al kasbah, podrás visitar las tumbas saadíes. En 1557 el sultán saadí Ahmed el-Mansour el-Dahbi construyó la espectacular Sala de las Doce Columnas, un mausoleo que consideraba digno de su rango. El resto del complejo funerario está formado por otro dos pabellones y más de 170 tumbas de cancilleres y mujeres.

9. Jardin de Menara

Los jardines de Menara son los jardines más conocidos de la ciudad. Los preside un gran estanque con un edificio muy llamativo. Se encuentra rodeado de olivos donde si hace calor… ¡no conseguirás resguardarte! Si tienes la oportunidad, visítalos, pero si andas justo de tiempo… te recomiendo más el Jardin Majorelle.

DÓNDE COMER EN MARRAKECH

  • Para comer: Café des Epices y Café Nomad. Los dos mejores restaurantes donde comer y beber algo en la Medina. Con un gran encanto se encuentran en la plaza de las especias. Comida exquisita.
  • Para cenar: Le Jardín, en la Medina (2, souk El jeld. Sidi Abdelaziz). Comida marroquí e internacional.
  • No te pierdas el Café Restaurante Argana, edificio de carácter occidental pero con unas vistas inmejorables de la plaza para ver el atardecer mientras disfrutas de una bebida, helado o dulce.

Estas son mis impresiones y mis imprescindibles de la ciudad de Marrakech. ¿Te han gustado? ¿Añadirías alguno más? Mi próxima parada es el Desierto de Merzouga (Sáhara), una ruta de tres días. ¿Te vienes conmigo?

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ¿Qué te ha parecido este artículo?

Carmen Mantecón

¡Hola! Soy Carmen, la chica que está detrás de esta página. ¡Mil gracias por leerme! Si te ha gustado no dudes en dejarme un comentario por aquí abajo... ¡Estaré encantada de saber de ti! Este blog nace de mi pasión por los viajes, y es que hace ya tiempo que descubrí mi propia fórmula de la felicidad: ¡viajar! Desde entonces, lo hago siempre que puedo, y aquí encontraréis algunos consejos y experiencias sobre mis aventuras. ¡Bienvenidxs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *