Cerrar el buscador

El paraíso está a 10 minutos de Santander: 5 playas que no puedes perderte

Actualizada el 29 May 2018

Este artículo es para ti si las palabras ‘norte’ y ‘playas paradisiacas’ no te encajan en la misma frase, si crees que en esta parte de la península solo llueve y los veranos pasan desapercibidos… En Buenos Días Mundo estamos enamorados de la Tierruca, y es que Cantabria da para un verano de playas. Y si el clima se pone tonto, hasta para un otoño.

Podríamos mostrarte numerosas playas espectaculares de nuestra región, pero en este post hemos decidido descubrirte nuestro tesoro mejor guardado. Si tienes el clima de tu parte y sobretodo si buscas alejarte de ese litoral tan concurrido… no querrás salir de estos arenales. Y es que de no ser porque son mis lugares favoritos en el mundo, esos sitios a los que siempre quiero regresar, pensaría que son de mentira.

Algunos poco conocidos, casi remotos, donde encontrarás tranquilidad y sosiego. Están entre las más escondidas de Cantabria y cuando llegas es llegar al paraíso. Sus protagonistas son nuestros favoritos, el verde y azul… y te atraparán.

Estas son mis playas. En ellas he crecido. Son mías y de todos los que cuidamos con esmero este pequeño trozo de costa.

1. Covachos

Considerada una de las playas más bellas de Cantabria (si no la más), su nombre proviene de las cuevas que hay entre las rocas calizas que rodean la arena de la playa. Cuando la marea está baja, te conviertes en espectador de una escena de película. La playa, de unos 600 metros y rodeada por un acantilado, se une a la Isla de Castro por un tómbolo.

Probablemente lo mejor de ésta sea su difícil acceso. No puedes llegar hasta ella en coche y sus señalizaciones son escasas. Su bajada es para atrevidos y una vez allí, no te importará quedarte atrapado al subir la marea porque querrás quedarte a vivir.

Foto: catavientos

 

2. Somocuevas

Somocuevas es una playa sin tabús. Otro espectáculo visual que te hará sentir en un cuento. Los 139 inclinados peldaños que debes bajar para llegar a ella, merecen la pena cuando te ves atrapado en sus 100 metros de arena fina y blanca. Su nombre proviene de las cuevas que hay entre las rocas de la punta de Somocuevas, y está dividida en dos partes: una pequeña y rocosa, y la más grande, arenosa… que te robará el corazón.

3. Arnía

La erosión del mar nos ha dejado de regalo esta maravilla que compite en belleza con las dos anteriores. Sus paisajes geológicos, pequeños islotes (Urros), su impresionante plataforma de abrasión y sus crestas rocosas asomando sobre el agua te dejarán con la boca abierta. Es una playa pequeña, que si quieres disfrutar del entorno y apreciar todos sus detalles aconsejo visitar cuando la marea está baja.

Un atardecer en la Arnía no se olvida. Siéntate con unas cervezas y disfruta. O aprovecha y visita El Cazurro, una parada obligatoria. Es un lugar mágico donde disfrutar de las vistas, la comida e incluso de la música en directo todos los jueves por la noche.

Foto: bungalowsclub

Foto: colectivia

4. Madero

 La Playa del Madero no está señalizada ni tiene aparcamiento, es de esas playas salvajes donde uno está como quiere. Es uno de los lugares más representativos de Costa Quebrada. Protegida por un gran muro natural que la separa del mar, alternando rocas con arena, es una playa distinta a cualquier otra, más discreta si cabe, reservada, oculta.

Las vistas que te ofrece son maravillosas. Su difícil acceso no resultará un problema porque perderse por las inmediaciones es prácticamente un regalo.

5. Cerrías

Otra de las grandes desconocidas, la playa de Cerrias, cuenta con una extensión de unos 200 metros de arena dorada y se encuentra protegida por las grandes rocas que la rodean. En una de sus partes, la principal y arenosa, puedes encontrar algo más de gente debido a las escaleras que facilitan su acceso, aunque también, para los más atrevidos y curiosos, existe otra opción. Y esta ha sido siempre la mía cuando acudía en busca de paz y soledad.

Ya sea atravesando la plataforma de abrasión que encontramos en mitad de la playa, o, para los más valientes, descendiendo por los restos de un antiguo sendero que encontramos junto al aparcamiento y que está cubierto casi en su totalidad por la maleza, encontraréis la zona más rocosa de la playa pero también la más tranquila. Tachán. Tan solo os separan unos metros pero estáis ajenos a la multitud. Rodeados de rocas, y muchas de ellas con una forma plana que permite recostarse al sol y sentirte dueño y señor de ese pedacito de naturaleza…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ( 1 )

Carmen Mantecón

¡Hola! Soy Carmen, la chica que está detrás de esta página. ¡Mil gracias por leerme! Si te ha gustado no dudes en dejarme un comentario por aquí abajo... ¡Estaré encantada de saber de ti! Este blog nace de mi pasión por los viajes, y es que hace ya tiempo que descubrí mi propia fórmula de la felicidad: ¡viajar! Desde entonces, lo hago siempre que puedo, y aquí encontraréis algunos consejos y experiencias sobre mis aventuras. ¡Bienvenidxs!

2 respuestas a “El paraíso está a 10 minutos de Santander: 5 playas que no puedes perderte”

  1. Mochilero en Europa dice:

    Bellísimos paisajes sin duda alguna, gracias por seguirme. Sin esa acción no hubiese podido disfrutar de estas encantadoras fotos y de tu forma de narrar. Gracias y un placer conocerte! Un abrazo desde Venezuela

  2. Tania dice:

    Las playas que nos enseñas son una maravilla!
    Me qusta mucho Cantabria, y siempre que voy alli busco alguna playa nueva, algun lugar escondido y maravilloso para perderme…
    Gracias por compartir tus playas con todos nosotros.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *