Cerrar el buscador

África… ¿Colaboras?

Actualizada el 20 Nov 2017

APDK es la unión de mucha gente bonita. Personas que se preocupan por otras personas.

Si lo ves desde fuera, sabrás que se trata de una asociación de personas con discapacidad física. Y se encuentra en Kenia. Su misión es permitir que personas con discapacidad puedan superar sus limitaciones y lograr un empoderamiento social y económico.

Si lo ves desde dentro, descubres sus sonrisas, ilusión y ganas de cambio. Convives con precariedad, escasez, limitación y una constante falta de medios, pero percibes la alegría y la fuerza que tienen para afrontar un día más.

 

Podría decir que la primera vez que pones un pie en Port Reitz tu mente tiende a bloquearse culpa del olor, la suciedad… caos. Sientes que te faltan manos y que a ellos les faltan abrazos. Pero antes de que te des cuenta ya te habrá llegado su calor. Lo querrán todo de ti. Y te darán más. Algunos reservados al principio, otros tan entregados.

Quizá les enseñes a sumar, a leer, o incluso a andar. Quizá limpies heridas, des de comer, cambies ropa… Quizás te veas en medio de un hospital-orfanato-escuela y te sientas impotente ante tanta necesidad. O se te encoja el corazón al descubrir cómo quién ni siquiera sabía lo que era un abrazo ahora es lo único que desea.

Pero eso no será nada en comparación con todo lo que ellos te darán a ti. Y es que, cuando descubres la sonrisa de África ya no puedes desprenderte de ella. Los niños te recuerdan qué fácil es ser feliz… es un aprendizaje constante. Te darás cuenta de que vivir es más sencillo de lo que creemos. Una visión del mundo real.

APDK, como tantas otras asociaciones, aceptan tu ayuda para seguir haciendo cosas bonitas por gente bonita. Sólo hace falta tener ilusión y ganas. Estar dispuesto a ‘gastar’ tu tiempo en los demás, a querer cambiar el mundo en el que vivimos poco a poco con tus actos, y tener unos principios semejantes a la ONG con la que quieras colaborar. Y además de todo esto, debes ser consciente de que no vas a tener las mismas comodidades que en tu ciudad, tener una mente abierta y una actitud flexible.

África no te deja indiferente y cuando regresas, tu mochila vuelve cargada de grandes experiencias y un baremo diferente para valorar las pequeñas cosas que hacen que la vida valga la pena.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ¿Qué te ha parecido este artículo?

Carmen Mantecón

¡Hola! Soy Carmen, la chica que está detrás de esta página. ¡Mil gracias por leerme! Si te ha gustado no dudes en dejarme un comentario por aquí abajo... ¡Estaré encantada de saber de ti! Este blog nace de mi pasión por los viajes, y es que hace ya tiempo que descubrí mi propia fórmula de la felicidad: ¡viajar! Desde entonces, lo hago siempre que puedo, y aquí encontraréis algunos consejos y experiencias sobre mis aventuras. ¡Bienvenidxs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *