Cerrar el buscador

Marrakech en tres días: el mejor itinerario

Actualizada el 12 Abr 2022

En este artículo de Marrakech en tres días os cuento el que considero el mejor itinerario para aprovechar al máximo tus días en la ciudad más turística de Marruecos y no perderte los que considero los mejores planes para hacer en Marrakech.

Importante

– Si quieres hacer un tour durante tu visita te recomendamos echar un ojo a los mejor valorados aquí.

– Si buscas dónde dormir en la ciudad puedes ver nuestros riads de diseño con encanto favoritos aquí.

– Si quieres descubrir los mejores lugares donde comer en Marrakech nuestros preferidos están aquí.

– Quédate en Airbnb con un descuento de 25€: Airbnb

TRES DÍAS EN MARRAKECH Y EL DESIERTO DE AGAFAY

Llegada a Marrakech: qué ver y qué hacer

Cómo comenzar tu primer día en Marrakech depende de la hora de llegada y de dónde te alojes. Normalmente me hospedo en riads dentro de la medina y no muy alejados de la plaza principal. Os dejo aquí este artículo de mis riads favoritos donde alojarme en Marrakech.

Para este artículo voy a tener en cuenta los horarios de los vuelos actuales Santander – Marrakech. Os cuento cómo aprovechar al máximo el tiempo en la ciudad.

El vuelo directo de los viernes llega a Marrakech a las 19:00h. Una vez consigues tu transporte para llegar a la medina y localizas tu riad para dejar tus cosas, no se me ocurre una primera impresión mejor que ir a la plaza principal: la Plaza Jamaa el Fna.

Plaza Jamaa el Fna

Esta plaza es el epicentro de la ciudad, su centro neurálgico. Aquí podrás encontrar durante el día desde monos y encantadores de serpientes hasta bailes típicos e interminables filas de puestos de zumo de naranja. Durante la noche se convierte en un espectáculo, al caer el sol la vida de esta plaza se vuelve frenética. Se llena de bailes, juegos y puestos donde probar su típica comida callejera. La plaza en sí es toda una experiencia. Todo comienza y termina aquí.

Recorre sus puestos y espectáculos maravillándote con todo y, si te atreves, siéntate en alguno de sus puestos de comida y prueba alguna de sus especialidades (hay opciones muy ‘normales’ tipo pinchos morunos, no os asustéis). Los chicos son muy insistentes y se las saben todas, lo sé. Pero es una de las cosas más típicas que hacer en Marrakech, y aunque no va a ser la comida más deliciosa del mundo es una primera experiencia marroquí auténtica.

Una vez estés en la plaza, fíjate en la Mezquita de Koutoubia: aunque no nos está permitido su acceso, esta mezquita estará muy presente durante tu estancia en Marrakech debido a su famoso minarete verde, visible desde diferentes puntos de la ciudad. Se trata de un icono muy utilizado para orientarte en la ciudad, y protagonista de la gran mayoría de las fotos de la Plaza Jamaa el Fna, ya que siempre se distingue su color a lo lejos.

Si te has atrevido a cenar allí, solo quedará volver caminando a tu riad y descansar, que mañana será un día intenso.

Día 1 en Marrakech: qué ver y qué hacer

En tu primer día en Marrakech te recomiendo salir a la calle y comenzar a recorrer su laberinto infinito con los ojos bien abiertos hasta llegar a la Plaza de las Especias.

La Plaza de las Especias

Callejeando por el zoco encontrarás esta plaza llena de color. Las alfombras cuelgan de sus azoteas, los puestos se amontonan y me parece el lugar ideal para que desayunes rico en uno de sus famosísimos cafés. el Café des epices, un rincón de carácter más occidental donde comer y beber algo con unas maravillosas vistas de la plaza.

Desayuno: Café des epices. ¿Dónde? 75 Derb Rahba Lakdima, Marrakech.

¿Y después? Disfruta el zoco. Prepárate para perderte, dar vueltas, comprar, regatear hasta el infinito… Adéntrate en un laberinto sin fin de calles repletas de tiendas y puestos de comida. Allí podrás encontrar juegos de té, especias, ropa… y verás cómo los artesanos se agrupan en zocos según su trabajo. Podría pasarme horas recorriéndolo.

Durante tu recorrido, recomiendo la visita a la Madraza Ali Ben Youssef, antiguamente la mayor escuela coránica del norte de África, ya que se trata de uno de los pocos edificios religiosos de Marruecos abierto a los no musulmanes. Es el mejor ejemplo de arquitectura arabigoandaluza de Marrakech y se encuentra cerca del Museo de Marrakech y de la Maison de la Photographie, otros lugares destacables a visitar.

¿Eres fan como nosotros de los free tours? Te recomiendo este por la medina de Marrakech, los guías son muy buenos y te servirá para ubicarte en la ciudad. Puedes reservarlo aquí.

Tanto si has decidido recorrerlo por tu cuenta como si has hecho el free tour, llevarás tranquilamente 4-5 horas de ruta, así que… ¡es hora de comer!

Otro lugar ideal para comer en Marrakech, justo en un lateral de la Plaza de las Especias, es Nomad, un restaurante de diseño con comida marroquí con toques occidentales que te encantará.
¿DÓNDE? 1 Derb Aarjane, Marrakesh.

Después de comer, si te acercas al kasbah, cerca de la puerta de Bab Agnaou -el acceso más bonito de la gran muralla que rodea la Medina-  se encuentran las Tumbas Saadíes, uno de los lugares más visitados de Marrakech. En 1557 el sultán saadí Ahmed el-Mansour el-Dahbi construyó la espectacular Sala de las Doce Columnas, un mausoleo que consideraba digno de su rango. El resto del complejo funerario está formado por otros dos pabellones y más de 170 tumbas de cancilleres y mujeres.

Si no has estado en Fez, te recomiendo visitar las curtidurías de Marrakech. Se trata de una visita recomendada si quieres conocer como trabajan la piel, una actividad tremendamente arraigada a su cultura. Se encuentran cerca de Bab Debbagh, junto al río, enseguida notarás su fuerte hedor… del que tratarás de librarte con unas hojas de menta. Descubre cómo trabajan y cual es su proceso artesanal, no te dejará indiferente.

Curtidores de Marrakech

Para terminar bien tu tarde, te recomiendo coger un ‘petit taxi’ a los Jardines de Majorelle, un pequeño oasis de frescor y vegetación en medio de la calurosa Marrakech. La belleza y elegancia de este jardín ideado por el artista francés Jacques Majorelle y recuperado por el modisto Yves Saint Laurent te atrapará. Está ubicado en la llamada La Ville Nouvelle y es un rincón lleno de paz. Te encontrarás rodeado de naturaleza, con el canto de los pájaros como banda sonora… Un lugar de ensueño.

¿Y ahora? Has tenido un día intenso y lleno de emociones. Te recomiendo acercarte a tu riad, darte una ducha… caminar hasta la plaza principal -Plaza Jamaa el Fna- y subir a una de las terrazas de las azoteas que la rodean para tomar algo viendo el atardecer. La plaza se transforma, ¡cobra vida! Al terminar, toca cenar… No te lo pierdas: pasea hasta el restaurante más bonito de la ciudad (¡o del mundo!): Le Jardin. Os encantará.

¿DÓNDE? Le Jardin: 32 Souk Jeld Sidi Abdelaziz, Marrakesh.

Día 2 en Marrakech: qué ver y qué hacer

Ya has pasado dos noches en la ciudad, has recorrido sus calles y visto sus lugares más emblemáticos. En tu última mañana en Marrakech… puedes perderte por sus calles y aprovechar para regatear y hacer tus compras, visitar el Museo Dar Si Said (con unos patios interiores y una decoración magnífica) o, si buscas algo más tranquilo, te recomiendo visitar los jardines de Menara. Son los jardines más conocidos de la ciudad. Los preside un gran estanque con un edificio muy llamativo. Se encuentra rodeado de olivos y si tienes la oportunidad, es un lugar precioso para visitar.

Y ahora… ¡Escapada al desierto!

De Marrakech al Desierto de Agafay

Si no tienes contratado transporte con tu alojamiento, basta con que te acerques a cualquier grupo de taxistas (o mejor dicho, ellos se te acercarán en cuanto te vean), y preguntarles precio por llevarte al desierto de Agafay. Dirán que es muy lejos, que treinta y pico kilómetros… pero dos o tres querrán llevarte. Siempre. Te van a pedir el doble, pero no pagues mas de 200dh (20€). Cuando lo dejes claro te dirán que sí. Es un buen precio.

Precio Marrakech – Desierto de Agafay en taxi: 200dh.

Una noche en el Desierto de Agafay

Una vez el taxi te deje en tu alojamiento en el desierto de Agafay, –aquí os dejo mis alojamientos favoritos en el desierto donde vivir una experiencia única– solo te queda disfrutar de la belleza y la calma del lugar. Ver el atardecer, cena y espectáculo, disfrutar de las estrellas…

Al día siguiente, tras desayunar y relajaros o daros un baño en la piscina, salimos directos al aeropuerto -el alojamiento nos facilitó transporte que en 40 minutos nos llevó hasta él- y a las 14:00 sale el vuelo Marrakech – Santander.

Un viaje completísimo.

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0)

Carmen Mantecón

¡Hola! Soy Carmen, la chica que está detrás de esta página. ¡Mil gracias por leerme! Si te ha gustado no dudes en dejarme un comentario por aquí abajo... ¡Estaré encantada de saber de ti! Este blog nace de mi pasión por los viajes, y es que hace ya tiempo que descubrí mi propia fórmula de la felicidad: ¡viajar! Desde entonces, lo hago siempre que puedo, y aquí encontraréis algunos consejos y experiencias sobre mis aventuras. ¡Bienvenidxs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *